31 de agosto de 2016

Reportaje: Recorrido por la costa este de Canadá en julio 2016


16 de julio
Salimos de Valladolid a las 4,15 horas desde la plaza de Colón, con dirección a Madrid. Llegamos al aeropuerto de Barajas, realizamos los trámites de facturación y embarque, saliendo a las 9 horas en vuelo regular directo a Toronto. Tras recorrer 6.200 km., llegamos a las 11,50 (hora local) al aeropuerto de dicha ciudad, pasamos un trámite lento en la identificación y recogida de equipajes y sobre las 13,15 horas tomamos contacto con el guía que nos acompañaría durante todo nuestro periplo por el país. Transcurridos 45 minutos circulando por carretera, llegamos al centro de la ciudad, dirigiéndonos directamente al restaurante donde almorzamos y posteriormente al hotel.

Acordamos salir a las 17,30 horas para realizar parte de la visita panorámica de la ciudad. A bordo del autocar pasamos por las principales avenidas del distrito financiero, paramos en la plaza donde se encuentran el antiguo y el nuevo ayuntamiento y pudimos entrar a la planta principal de este último. Pasamos al lado de los dos estadios deportivos donde juegan los equipos de béisbol y baloncesto. A las 20,00 horas nos dirigimos al restaurante donde cenamos, regresando después al hotel. En este primer día estaba prevista realizar una visita nocturna de la ciudad, pero después del cansancio del viaje, se acordó realizarla al día siguiente.
Toronto

17 de julio
Llamada a las 7,30 horas. Desayunamos y salimos para continuar la visita panorámica por la ciudad. Paramos en el barrio chino para caminar y ver sus calles y sobre las 10 horas llegamos al Fort York. Una vez efectuada la visita de este fuerte, construido a finales del siglo XVIII y reforzado a principios del XIX para proteger la colonia de los ataques de los Estados Unidos, continuamos visitando la ciudad hasta llegar a la Art Gallery of Ontario, fundada en 1900 como Art Museum of Toronto. Esta se amplió el año 2008 con un bello edificio construido por el célebre arquitecto Frank Gehry. En su interior pudimos contemplar obras de los grandes artistas: desde Renoir hasta Andy Warhol, pasando por Picasso, así como una de las mejores colecciones del mundo de arte africano. Posteriormente nos desplazamos a la torre CN, que con sus 553 metros de altura se ha convertido en una de las atracciones más importantes de Canadá. Efectuamos el almuerzo en su restaurante giratorio, que según nos informaron da una vuelta completa cada 72 minutos. Desde allí pudimos disfrutar de unas vistas espectaculares de la ciudad.

El grupo en Toronto
Por la tarde salimos hacia el Harbourfront para caminar y ver la orilla del lago Ontario, que bordea el sur de la ciudad. Posteriormente continuamos conociendo los diferentes barrios de Toronto hasta la hora de la cena, que realizamos a las 20 horas. Finalizada, caminamos por el centro para ver la animación de las calles y realizar una visita panorámica nocturna, regresando al hotel a las 22,30 horas para descansar.

18 de julio
Nos despertamos a las 7,30 horas y después de desayunar salimos en dirección a Niágara Falls para ver las legendarias cataratas. Recorrimos el puente que separa Canadá de Estados Unidos, desde el que se divisa una panorámica excepcional de las caída de las aguas (tanto de las canadienses Horseshoe Falls como de las del otro lado, conocidas como American Falls, ambas separadas por la Isla Goat que divide el río en dos canales. Embarcamos en un crucero espectacular que nos acercó a pocos metros de la gran catarata, conocida como la de la Herradura, pues con sus 675 de ancho y 52 metros de alto es la más espectacular del conjunto. Caminamos por Table Rock, justo al lado de las cataratas y nuestro guía nos explicó algunos datos espectaculares de Niagara Falls. Posteriormente nos dirigimos a la Skylon Tower (construcción iniciada en 1964 e inaugurada el 6 de octubre de 1965. Con una altura de 160 metros, la torre tiene tres ascensores que te llevan a la parte superior en 52 segundos.  En su parte alta cuenta con dos restaurantes. Almorzamos en el Rotatorio Comedor, con capacidad para 276 personas, que gira una vez cada hora, disfrutando de unas vistas maravillosas de las famosas cataratas.

Cataratas de Niágara
Por la tarde nos dirigimos hacia uno de los viñedos de esta región y pudimos degustar algunos de sus vinos, que nada tienen que ver con los vinos de las distintas denominaciones de origen que disfrutamos en nuestra tierra, sobre todo los de Ribera de Duero. Continuamos viaje en dirección al pueblo de Niagara-on-the-Lake, situado en la desembocadura del río Niágara en el Lago Ontario, que tiene preciosas casas de madera y calles con multitud de arboles. Caminamos por sus calles centrales y pudimos ver algunos de los edificios del siglo XIX que contribuyen a crear la belleza de este pueblo de estilo victoriano. Nuestro siguiente destino fue la visita al Fort George, (construido en la década de 1790 y completado en 1802 para convertirle en sede del ejército británico y la milicia local. Nos vimos rodeados de personajes vestidos como en el siglo XIX y visitamos esta construcción militar que ejerció un rol muy importante durante la guerra contra los Estados Unidos de 1812. 

Regresamos a Niágara para cenar en el restaurante del hotel Sheraton, donde nos alojamos, pudiendo disfrutar de un espectáculo excepcional en el piso 13, desde donde se divisan unas vistas impresionantes de las cataratas, que ya a esa hora estaban iluminadas. Por la noche efectuamos una caminata por los alrededores del hotel, donde existe un parque de atracciones que a esa hora se encontraba con sus multicolores luces encendidas, regresando al hotel a las 23 horas.
El grupo en las cataratas de Niágara

19 de julio
La llamada para despertarse fue a las 6,30 horas. Desayunamos y salimos hacia la región de la Mille-Îles, parando en Toronto para realizar la visita del Royal Ontario Museum (ROM). Este museo de historia natural es muy reconocido por su espectacular colección de fósiles de dinosaurios. Pudimos ver una exposición temporal dedicada a la obra de Chihuly, artista que en 1968 recibió la beca Fulbright y consiguió ser el primer soplador de vidrio americano que trabajó en la prestigiosa Fábrica Venini de la isla de Murano. Almorzamos en Toronto.

Por la tarde continuamos viaje, llegando a  las 19,30 horas a Kingston, donde realizamos una visita panorámica de la ciudad. Esta fue la capital del país durante la segunda mitad del siglo XIX. Cenamos en un restaurante local y llegamos sobre las 22,15 horas al hotel, retirándonos a nuestras habitaciones para disfrutar del descanso que sin duda nos merecíamos.

20 de julio
Ottawa
Nos despertamos a las 7 horas, desayunamos y salimos con dirección al embarcadero para realizar un crucero que incluía la visita al Castillo Boldt (pequeño fortín situado en la isla Corazón del río San Lorenzo, a lo largo de la frontera norte del estado de Nueva York). El pasaje duró más de tres horas y media. Por la tarde, realizamos la  visita del Fort Henry, la fortaleza original fue construida durante la Guerra de 1812 para proteger el Kingston, astillero naval real en Point Frederick, de un posible ataque de Estados Unidos y vigilar el tráfico marítimo del río San Lorenzo y lago Ontario. En este lugar se encerraron a varios prisioneros de las dos Guerras Mundiales.

A las 17 horas salimos hacia Ottawa, donde llegamos después de dos horas y media de viaje.  En nuestra primera visita a la capital de la nación, pudimos observar que sus edificios antiguos, y algunos en los que estaban ubicados organismos oficiales, se encontraban en rehabilitación. Posteriormente nos dirigimos al restaurante para cenar y finalmente nos desplazamos al hotel Sheraton, en el que estaríamos alojados los dos siguientes días.
Espectáculo multimedia en el Parlamento de Ottawa

21 de julio
A las 6 de la mañana nos llamaron para levantarnos. Desayunamos y salimos para realizar la visita panorámica de la ciudad, que iniciamos en el Parlamento canadiense, de estilo neogótico. Pasamos los controles de seguridad y vimos el vestíbulo de la confederación, la biblioteca, las cámaras de los comunes y senadores, finalizando la visita con la subida a la torre de la Paz. Al salir, estuvimos haciendo tiempo para ver en la explanada del edificio el relevo de la Guardia Real. Sobre las 10,30 horas continuamos nuestro recorrido para visitar Sussex Drive, lugar de residencia del Primer Ministro y del Gobernador General, el Canal Rideau y la planta principal del edificio histórico (un hotel) Chateau Laurier, terminando en el barrio más animado y popular de Ottawa, situado en torno al mercado By, donde se localizaba el restaurante en el que efectuamos el almuerzo.

Por la tarde continuamos con la visita a la catedral de Notre-Dame, seguimos nuestro recorrido para visitar a las 16 horas el Museo de Historia canadiense, con su magnífica galería principal, el Grand Hall, y su impresionante colección de tesoros culturales. Este museo permite conocer una de las mayores colecciones de tótems del mundo. Nos explicaron la historia del país, desde las naciones autóctonas, pasando por la llegada de los primeros europeos, la convivencia entre autóctonos y europeos y los conflictos bélicos y sociales por los que ha atravesado el país hasta llegar a lo que es hoy en día. Visitamos también las tres exposiciones temporales que tenían montadas: una sobre la vida de Napoleón, otra sobre colección de sellos canadienses y la última sobre el oro de la Colombia británica. Al finalizar, regresamos al hotel para descansar. La salida para la cena la hicimos  a las 19,45 y finalizada la misma nos desplazamos hasta la explanada del Parlamento para contemplar un espectáculo de luz y sonido que se proyectaba sobre la fachada principal del edificio. Sobre las 23,25 horas nos retiramos al hotel para descansar.
Quebec

22 de julio
Nos llamaron a las 7,30 horas y salimos después de desayunar hacia Quebec, que sería el destino final del día. Efectuamos nuestra primera parada en el restaurante Chef Dannys para disfrutar de un almuerzo tradicional, visitamos una típica cabaña canadiense y conocimos el proceso de elaboración del jarabe de arce —producto nacional—, que además pudimos degustar.

Por la tarde, visitamos el museo Borealis, situado en la ciudad de Trois-Rivieres. Este museo nos explica un episodio clave en la historia económica y social del país: la explotación de la madera de los bosques canadienses: los leñadores que trabajan en el bosque durante todo el invierno, el transporte a través de los ríos y la exportación hacia Europa. Durante el siglo XIX y primera mitad del XX, la zona de Trois-Rivières fue un centro muy importante del comercio de madera.  Sobre las 18 horas llegamos a Quebec, paramos en el parque de las Llanuras de Abraham, caminamos por las tierras de esta meseta con vista al río San Lorenzo, donde una serie de placas y paneles informativos te informan de las etapas de la batalla más importante en la historia de Canadá. Posteriormente nos dirigirnos al hotel para alojarnos, tras lo cual salimos para efectuar una primera toma de contacto con la ciudad, visitando extramuros e intramuros del viejo Quebec, Realizamos la cena a las 20,30 horas y terminada la misma regresamos caminando al hotel.
El grupo en Quebec

23 de julio
Como el día anterior, nos levantamos a las 7,30 horas, desayunamos y salimos para iniciar la visita guiada de la ciudad. Caminamos por la terraza Dufferin, paramos enfrente de la explanada del Parlamento de Quebec, paseamos por el pintoresco barrio de Petit-Champlain y la Place Royale y entramos en el  castillo Frontenac  (convertido en hotel de lujo), finalizando con un recorrido por las  murallas de la ciudad.  Sobre las 11,30 horas, nos dirigimos  en autocar al parque de la Catarata de Montmorency (la cascada tiene 83 metros de altura, siendo 30 metros más alta que las cataratas del Niágara, y su lecho de caída tiene 17 metros de profundidad). Cruzamos el puente colgante y disfrutamos de unas vistas impresionantes, descendiendo caminando por un trazado de escaleras que nos llevó más de 45 minutos hasta llegar a la base donde se encuentra el teleférico, que transporta a  los que lo deseen, previo pago, hasta la cima. Almorzamos en el restaurante del parque.

Montreal
Por la tarde nos desplazamos a la Isla de Orleans, que fue una de las primeras partes de la provincia colonizada por los franceses. Ha sido descrita como la cuna de la lengua francesa en América del Norte.  Regresamos a Quebec para visitar el Museo de la Civilización, donde se explica la historia de Nueva Francia, primer lugar donde se instalaron los europeos de manera permanente en América del Norte. Regresamos al hotel para refrescarnos y a las 20,30 horas cenamos en un restaurante local. Finalizamos el día con un paseo nocturno por las calles animadas de la ciudad. regresando al hotel a las 23,30 horas para descansar.

24 de julio
Tras levantarnos a las 8, desayunamos y salimos a las 9,30 horas para visitar el Museo de las Ursulinas de Quebec, considerado como uno de les mejores ejemplos de conventos construidos en América. Allí vimos las riquezas conservadas por esta comunidad religiosa, que es la más antigua del país. Al finalizar tuvimos tiempo libre hasta las 12, hora en que nos dirigimos al hotel des Premières-Nations, donde almorzamos especialidades autóctonas. Posteriormente, efectuamos la visita del museo situado en el complejo hotelero, en el que descubrimos el modo de vida de las naciones autóctonas que antaño habitaban en la región de Quebec.
Por la tarde salimos hacia Montreal, dirigiéndonos directamente al hotel, donde nos repartieron la habitaciones y nos preparamos para salir a cenar. A las 21,30 horas efectuamos una visita panorámica nocturna de la ciudad, regresando al hotel a las 23,30 horas.

Montreal
25 de julio
Después de desayunar, salimos para realizar una visita guiada por la ciudad, donde recorrimos el barrio del viejo Montreal, entramos en el hall del Ayuntamiento y en el hall de la Banca de Montreal. A las 10,00 horas efectuamos la visita al Museo de Historia y de Arqueología de Pointe-a-Calliere, que está situado en el lugar en que fue fundada la ciudad y donde nos contaron la evolución desde la llegada de las primeras poblaciones autóctonas hasta hoy. Nuestro siguiente destino fue la visita al interior de la Basílica de Notre-Dame y a continuación nos dirigimos hacia el distrito financiero para recorrer sus principales calles. Finalizamos nuestro viaje con la visita a la catedral Marie-Reine-du-Monde. A las 12,35 partimos hacia el aeropuerto de Montreal para tomar el vuelo de regreso a Madrid, vía Toronto.

26 de julio
Tras pasar la noche en vuelo, aterrizamos en Madrid a las 7,55 horas. Tras la recogida de equipajes, nos trasladamos en autocar hasta Valladolid, donde llegamos a las 13 horas. 

Texto y fotografías: Antonio Adrados González

* * * * * 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada