25 de abril de 2016

Reportaje: Viaje a Lisboa en tiempo de carnavales, febrero 2016


El pasado mes de febrero, coincidiendo con los días no lectivos por las fiestas de Carnavales, nuestra Asociación organizó un viaje para visitar tierras lusitanas, en concreto Lisboa y localidades limítrofes, resultando ser de lo más interesante.

5 de febrero
Salimos de Valladolid a las 15 horas desde la plaza de Colón con dirección a Lisboa, lugar donde teníamos el hotel que nos serviría de base para todo el periodo de tiempo que permaneceríamos en tierras portuguesas. Durante el trayecto y dado su largo recorrido, efectuamos las dos paradas reglamentarias, sirviéndonos para estirar las piernas. Entre canciones y el visionado de varias películas el viaje fue más llevadero. Llegamos al hotel sobre las 21,30 (hora local) y después de un cóctel de bienvenida, se entregaron las llaves y después efectuamos una cena muy buena en el mismo hotel, retirándonos posteriormente a descansar.

6 de febrero
Llamada a las 7,30 horas, desayuno y salida para realizar la visita panorámica de ciudad. La iniciamos en el Parque Eduardo VII, pasamos por la Plaza del Marqués de Pombal, seguidamente visitamos la zona comercial y con más ambiente de Lisboa, la Plaza del Comercio, situada en la Baixa Pombalina abierta al Tajo, que es otro de los símbolos de la ciudad, la Plaza de Rossio que es la más famosa de Lisboa, ubicada también en la zona de la Baixa, siendo el centro neurálgico de la vida en la ciudad desde el siglo XIII. Sobre las 10,00 horas nos dirigimos a Belém para visitar el Monasterio de los Jerónimos, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1983, que constituye uno de los principales ejemplos de la arquitectura manuelina en Portugal. Dejamos el lugar sobre las 11 horas para realizar la visita a la Torre de Belém, situada a orillas del Tajo, símbolo por excelencia de la ciudad de Lisboa, también declarada Patrimonio de la Humanidad. Finalizamos la mañana con la visita al Museo de Carruajes, de gran valor y catalogado como el que contiene la mejor colección del mundo y regresamos al hotel para almorzar.

     Por la tarde visitamos el Castillo de San Jorge, qué con más de ocho siglos de historia sobresale entre las callejuelas desordenadas de la colina más alta de la capital. Continuamos hasta la Catedral que, de estilo románico, es una de las visitas obligadas en el barrio de Alfama donde se encuentra. Se trata de uno de los pocos monumentos supervivientes a los sucesivos terremotos e incendios que han asolado la ciudad. Su construcción comenzó a mediados del siglo XII, cuando Alfonso Henríquez y el primer obispo de Lisboa, Gilbert de Hastings, decidieron levantarla sobre una antigua mezquita tras reconquistar la ciudad a los musulmanes durante la Segunda Cruzada. De regreso pasamos por el Barrio Alto y el Chiado para realizar la última visita de nuestro primer día en la ciudad, que fue a la Iglesia de San Roque, construida en el año 1506, que estuvo en manos de la Hermandad de San Roque y posteriormente a partir  de 1553 fue cedida a los jesuitas. 
Con una lluvia infernal nos dirigimos al elevador de Santa Justa, donde, con sus 45 metros de altura, descendimos en los dos ascensores revestidos de madera hasta la calle Santa Justa, lugar donde estaba el autocar para recogernos y llevarnos al hotel. Sobre las 20 horas cenamos y después de un poco de tertulia nos retiramos a descansar.

7 de febrero
Llamada a las 7,30 horas, desayuno y salida del hotel a las 9 horas para dirigirnos a la margen opuesta del río Tajo y visitar otro de los símbolos de la ciudad: el Cristo Rey (teníamos concertada la entrada a las 9,30 horas). La monumental estatua, copia del Cristo Redentor de Río de Janeiro, tiene una altura de 28 metros y fue esculpida por Francisco Franco de Sousa. Frente al monumento se colocó en febrero de 2007 una gran cruz, conocida como Cruz Alta, proveniente del Santuario de Nuestra Señora de Fátima. Sobre las 10,30 horas, continuamos camino con destino a Arrábida. Previamente hicimos una breve parada en Setúbal para subir hasta el mirador del Castillo de Pálmela y disfrutar de las mejores vistas de la ciudad de Lisboa y de la bahía del río Sado.

Ya en el Parque Natural de la Arrábida, subimos a su punto más alto, situado a 500 metros de altura, donde pudimos contemplar una panorámica del parque y las playas del Océano Atlántico. Continuamos hacia Sesimbra, donde llegamos a las 13 horas, uno de los pueblos típicos donde los lisboetas hacen escapadas. Su paseo marítimo te lleva al pintoresco Porto da Abrigo, el antiguo puerto de pescadores, donde comimos y previamente pudimos disfrutar del desfile de Carnavales, con sus comparsas y carrozas, llenas de colorido animadas con unas charangas que con su música y baile invitaban a participar del ambiente festivalero. Durante la comida pudimos disfrutar de la zapateira (plato típico).

     Salimos a las 15,30 horas en dirección al centro de Lisboa, donde visitamos el Museo Nacional del Azulejo y el convento Madre de Deu. A continuación, nos dirigimos al Parque de las Naciones, donde montamos en teleférico y pudimos divisar la totalidad del espacio que ocupó la Expo del 98, paseando por el recinto. 
Posteriormente llegamos al centro de la ciudad para montarnos en el Tranvía 12 en lugar del 28 pues este tiene un recorrido circular y puedes apreciar mejor los barrios más importantes. Finalmente regresamos al hotel para cenar y realizar posteriormente la visita nocturna pasando por los puntos más emblemáticos de la ciudad, para verlos con la perspectiva de una iluminación diferente. De vuelta al hotel nos retiramos a descansar y tomar fuerza para el día siguiente.

8 de febrero
Como en días anteriores, llamada a las 7,30 horas. Desayuno y salida sobre las 8,45 horas en dirección a Sintra, plaza fuerte y lugar de descanso de la monarquía y aristocracia portuguesa. Visitamos el Palacio da Vila o Palacio Real y regresamos a Lisboa para efectuar a las 11 horas la visita de los jardines del Palacio de Marqués de Fronteira. Posteriormente realizamos la última visita de la mañana al Museo Calouste Gulbenkian, inaugurado en 1969 gracias al patrocinio de este ingeniero amante del arte, que a su fallecimiento donó a Portugal su colección privada, compuesta por más de 6.000 piezas de arte antiguo y moderno. Impresionados y muy gratamente satisfechos, a las 14,15 horas regresamos al hotel para almorzar.
Carnavales en Sesimbra
Por la tarde continuamos nuestro programa saliendo  a las 16 horas hacia la villa de Cascáis y su hermosa bahía. Antes vimos el acantilado de la “Boca do Inferno” y continuamos camino de la ciudad viendo las villas de la aristocracia, donde vivieron su exilio las familias reales española e italiana, entre otros (no parece que vivieran mal a tenor de lo que vimos). Dimos tiempo libre para hacer las últimas compras y sobre las 19 horas salimos para Estoril, donde pudimos visitar su famoso Casino y caminar por el paseo marítimo. Regresamos al hotel, cenamos y nos retiramos a nuestras habitaciones para la preparación de las maletas y descansar en la última noche en Portugal.

9 de febrero
La llamada para este último día fue a las 7,15 horas. Después de desayunar salimos ya con las maletas con dirección a Óbidos, donde llegamos a las 9,30 horas e hicimos una visita guiada por el más bonito de los pueblos medievales portugueses. Vimos las murallas medievales que rodean esta bella ciudad, coronada por el Castillo de Óbidos y la iglesia de Santiago, de la que parten calles empedradas con sus casas blancas animadas por buganvillas y madreselvas. 
Sala del Palacio Real de Sintra
Continuamos el camino para realizar nuestra última visita, que sería en Alcobaça, donde pudimos admirar el monasterio cisterciense de la Real Abadía de Santa María del S. XIII. Almorzamos en esta localidad y sobre las 15,45 horas regresamos a Valladolid, llegando a última hora de la noche, dando por finalizado este gratificante viaje en tiempos de Carnavales.


Texto y fotografías: Antonio Adrados González








Boca do Inferno
















Azuejos en Óbidos
















Imágenes para el recuerdo










































* * * * * 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada