25 de mayo de 2016

Reportaje: Recorrido por el norte de Grecia


En la pasada Semana Santa, y casi ya como una tradición en Domus Pucelae, hicimos un viaje cuyo destino en esta ocasión fueron las regiones de la zona norte de Grecia: Macedonia, Tracia, Epiro y Tesalia, así como a la zona central, donde se encuentran los monasterios de Meteora, y la península de Calcidia con su emblemático Monte Athos.

Tomamos como punto de inicio de nuestro itinerario a Tesalónica, nombre que procede de la hija del rey Filipo II después de la victoria de Tesalia. Es una ciudad con impresionante patrimonio, como la Torre Blanca, situada frente al mar, San Demetrio, el Arco de Galerio, la Rotonda y el Heptapyrgion, incluyendo las visitas al Museo Bizantino y Arqueológico, siempre con las excelentes explicaciones de Spyro, guía de nuestro itinerario durante todo el viaje.

Visitamos Stageira, ciudad de la península Calcídica, lugar de nacimiento de Aristóteles, aunque sólo quedan ruinas cargadas de historia, que junto con Ouranopolis, ciudad fundada por Casandro de Macedonia y Alexarco, fue punto de partida de muchos peregrinos en su camino hasta Monte Athos.

Nuestro itinerario continuó hasta Kavala, Philipi y Amphipolis, donde visitamos museos y yacimientos arqueológicos que informan sobre la historia y cultura de la antigua Grecia.

Visita especialmente interesante fue la realizada a Vergina, ciudad situada en la región montañosa de Pieria, en la Macedonia central, cuyo yacimiento arqueológico fue nombrado Patrimonio de la Humanidad. Allí se encuentra el gran túmulo del siglo IV que alberga los restos de los miembros de la Familia Real de los Argéadas.

En la Macedonia occidental visitamos Kastoria, cuyos orígenes se cree que se remontan al 200 a. C., ciudad identificada con la antigua Celetrum romana.

También tuvimos la ocasión de tener contacto con la naturaleza paseando por la garganta de Vikos y por el parque natural de Zahorohoria.

Ioanina, la isla de Alí Pacha, Dodona y Preveza fueron otros de los lugares donde pudimos encontrarnos con riquezas culturales e históricas de las diferentes culturas que por allí se asentaron.

Para rematar el recorrido, tuvimos la ocasión de conocer y disfrutar la zona de Meteora, con sus monasterios griegos enclavados como nidos de águilas en las inaccesibles cumbres de las elevadas y gigantescas rocas.


Texto y fotografías: Jesús Santos.




















* * * * * 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada