2 de marzo de 2012

Día Internacional de la Mujer en la Casa Museo de Cervantes: LAS CERVANTAS. LAS MUJERES DE LA CASA DE CERVANTES, 8 de marzo 2012


VISITA TEMÁTICA
CASA MUSEO DE CERVANTES,
Calle del Rastro, Valladolid

     A comienzos del siglo XVII, el monarca Felipe III trasladó la Corte a Valladolid, lo que produjo un aumento considerable de la población.
     Miguel de Cervantes, como recaudador de impuestos que era, llegó a Valladolid durante la primavera de 1604 instalándose con su familia en una vivienda cuyo edificio había proyectado el arquitecto Juan de las Navas, en el Rastro Nuevo de los Carneros. El edificio comprendía 5 casas, de las que en la actualidad se conservan sólo 4, que forman hoy el conjunto del Museo.
     Esta vivienda, hoy convertida en Museo fue su morada hasta los primeros meses del año 1606 momento en que se traslada la Corte a Madrid.

“LAS CERVANTAS”
     Sin embargo, Cervantes no vino solo a Valladolid, sino que lo hizo acompañado de un grupo de mujeres, cinco de ellas de su familia y otras dos, vecinas de Esquivias (Toledo), lugar en el que vivía el escritor antes de su traslado a nuestra ciudad.
     Las mujeres de la vida de Cervantes fueron: su esposa, Catalina de Salazar, su hija Isabel, sus hermanas Magdalena y Andrea, la hija de ésta última y sobrina del escritor: Constanza de Ovando. Y por último la sirvienta, María de Ceballos. Todos vivían en el nº 14 del antiguo Rastro de los Carneros.
     Mientras Cervantes pasaba los primeros meses de su estancia escribiendo el prólogo de su Quijote, las poesías preliminares y la relación para solicitar el privilegio real para imprimir su novela (la tasa para la venta del libro se extendió en Valladolid a 20 de diciembre de 1604, poniéndose a la venta en nuestra ciudad a finales de 1604 o en enero de 1605); las “Cervantas” se dedicarían a las tareas propias del hogar.

LAS VECINAS TOLEDANAS
     En el primer piso del nº 16, vivía su vecina toledana doña Luisa de Montoya, que en 1574 se había casado con el cronista don Esteban de Garibay. Tenía más de 40 años y estaba viuda. Vivía con sus hijos y tenían una sirvienta llamada Catalina de Revenga.
     En la segunda planta de la misma vivienda, la casa más habitada de todas, vivía doña Juana de Gaitán, vecina de Esquivias. Había estado casada con Don Pedro Laínez, que había participado también en la batalla de Lepanto y al que Cervantes consideraba maestro suyo en poesía. Con doña Juana vivían su sobrina Catalina de Aguilera, la criada: Mencía, la hermana: doña Luisa, la criada de ésta, Isabel de Islallana, María de Argomedo, y el matrimonio formado por Jerónima de Sotomayor y Rodrigo Montero.

EL ESPACIO DEDICADO A LAS MUJERES: EL ESTRADO
     Desde unas puertas de diseño mudéjar se contempla el estrado, la habitación destinada a las mujeres donde desarrollaban las labores de costura (actividad documentada en las hermanas de Cervantes) o charlaban sentadas sobre almohadones o ruedos de esparto colocados sobre una tarima, comodidades que aislaban del frío suelo. Esta costumbre de origen musulmán perduró en algunos lugares de España hasta e siglo XIX. La estancia estaba decorada siguiendo la información facilitada por los documentos familiares: alfombra y tapiz, arcón, cuadros religiosos, escritorios, etc.
     Originalmente este espacio se hallaba incluido en la vivienda de doña Luisa de Montoya, y por la luminosidad que ofrece la estancia, sería la sala de trabajo de la familia.

1 Taburete de estrado
     Los taburetes o sillas bajas no siempre eran utilizados en los estrados para las mujeres, quienes comúnmente lo hacían directamente sobre las alfombras o en los almohadones, estando en muchos casos destinadas a los caballeros que los visitaban.

2 Torno de hilar
     Compuesto por dos varas delgadas a las que falta el armazón o rocadero (instrumento formado por varillas curvas) que se situaría en la parte superior de la misma para poner el copo. Su torno está formado por una rueda que se hace girar mediante un pedal del que parte un manubrio unido al eje de ésta sobre la que se va arrollando el hilo.

3 Alfombra de estrado
     Alfombra de tipo persa con motivos florales y ornamentación geométrica. En la carta de pago de la dote de Dª Isabel de Cervantes (5/12/1608), hija del escritor, figura la existencia de una "alfombra de estrado". Esta pieza, por lo tanto, sirve para evocar la referida en este documento y ambientar históricamente el Estrado.

4 Escritorio
     Este mueble pertenece a un interesante y escaso grupo de escritorios, realizados en España durante la primera mitad del siglo XVII, cuya principal peculiaridad radica en combinar una caja externa de ensambladuría, de gusto tradicional castellano, con un inesperado frente de gavetas interno decorado con chapeados, con taracea de silueta de colores y materiales muy contrastados y con aplicaciones de molduras y columnillas componiendo pequeñas portadas arquitectónicas. Estos escritorios así construidos y decorados eran muy apreciados por la nobleza española del reinado de Felipe III, para la que con frecuencia se hacían.

5 Tapiz
     Es un tapiz cuya factura se supone hecha en Salamanca, aunque pudiera haberse fabricado también en Pastrana (Guadalajara). En la carta de pago de la dote de Doña Isabel de Cervantes (5/12/1608), hija del escritor, figura la existencia "ciento y catorze anas de tapices". Esta pieza, por lo tanto, sirve para evocar la referida en este documento y para ambientar históricamente el Estrado de la Casa-Museo.

6 Espejo
     Espejo de cristal azogado con marco rizado de madera de ébano. En la carta de pago de la dote de Doña Isabel de Cervantes (5/12/1608), hija del escritor, figura la existencia de un espejo. Esta pieza, por lo tanto, sirve para evocar la referida en este documento y ambientar históricamente el Estrado.

Más información: Casa Museo de Cervantes

* * * * *

No hay comentarios:

Publicar un comentario