4 de diciembre de 2015

Un museo interesante: SAN PEDRO CULTURAL, Becerril de Campos (Palencia)

El centro que hoy presentamos, enclavado en la zona palentina de Tierra de Campos, podría considerarse como uno de los proyectos más originales de cuantos se han proyectado y llevado a cabo en los últimos años en España —incluso en Europa—, fruto de la creatividad y el tesón de un colectivo que, trabajando con rigor e imaginación, ha tenido la fortuna de encontrar apoyo en las instituciones públicas (Ayuntamiento de Becerril de Campos y Ministerio de la Vivienda a través del 1% Cultural) para hacerlo realidad.

El proyecto "San Pedro Cultural" puede fascinar por igual a quienes lo consideran un grato ejemplo de recuperación del patrimonio histórico-artístico como a quienes se encuentran con la reconversión de una vieja iglesia en un espacio científico relacionado con la astronomía. En un caso y en otro el resultado es sorprendente. Y, como suele ocurrir por estas tierras, el punto de partida es el poso histórico derramado por la extensa llanura castellana.

El ábside de San Pedro en ruinas
En Becerril de Campos el visitante queda atrapado por un extraño sortilegio que emana de cada uno de sus rincones para mostrarle su pasado esplendoroso. No hay que hacer ningún esfuerzo, sólo callejear y dejarse llevar. Entre características calles soportaladas y recónditas plazas, entre arquitecturas de adobe y alardes mudéjares en ladrillo, van apareciendo como puntos de referencia las torres y fachadas de las parroquias que antaño estuvieron activas: Santa María, Santa Eugenia, San Martín, San Miguel y San Pedro, construcciones que muestran una amalgama de estilos que oscilan del románico al barroco, con el atractivo de conservar una gran colección de obras de dos geniales artistas que trabajaron en el siglo XVI en el ámbito palentino: Alejo de Vahía y Pedro Berruguete.

De todas ellas, la iglesia de Santa María y la iglesia de San Pedro se han convertido en sendos museos, la primera para mostrar un impresionante conjunto de pinturas y esculturas, único en su género, y la segunda convertida en un espacio mágico después de permanecer durante muchos años abandonada a su suerte, para desesperación de los becerrileños desde que se cerrara al culto en los años 40, que por mucho tiempo conservarán en su retina la dramática imagen de las bóvedas arruinadas y el ábside sufriendo una lenta y desesperante agonía.

Pórtico reconstruido del edificio
Pero afortunadamente la sensibilidad de los gobernantes parece haber cambiado y el proyecto para San Pedro, presentado en 2011 y considerado como una verdadera quimera por los más escépticos, se hizo una realidad y abrió sus puertas el 19 de marzo de 2015 entre dulzainas y tambores, motivo de celebración por toda la población, que ha visto como tan original aula de astronomía se ha convertido en un acicate más para acercarse al enclave monumental que es Becerril de Campos. En este sentido, la puesta al día de la población con una obra de vanguardia podría equipararse a cuando a mediados del siglo XVIII sus tierras fueron recorridas por el llamado Ramal de Campos del grandioso proyecto navegable del Canal de Castilla, cuyas aguas acarician la parte oeste del caserío.

El centro San Pedro Cultural establece un sugestivo contrapunto al bucólico Humilladero que se levanta en las afueras del pueblo. Allí una sencilla e histórica construcción levantada en plena naturaleza, un punto ideal para la contemplación de las estrellas en noches despejadas por las características despobladas del territorio. En San Pedro una interpretación de ese universo inabarcable y lleno de misterios para los neófitos en astronomía.

Portada románica del siglo XII
Entre 2012 y 2014 Álvaro Gutiérrez Baños y los hermanos Juan y Carlos del Olmo García, autores del proyecto, fueron reconvirtiendo las ruinas en un espacio único. En la rehabilitación del edificio la tarea principal consistió en reponer la cubierta de la nave y consolidar la fachada arruinada, manteniendo un respeto ejemplar por los elementos originales conservados, entre ellos la fantástica portada románica del siglo XII. Pero no sólo eso, ya que en el interior preservaron, a modo de testigos de su historia, la pila bautismal, losas de enterramientos de antiguos linajes y restos de pinturas murales góticas descubiertas al picar los muros durante los trabajos. Paralelamente, se ha realizado la urbanización de todo el entorno, que preserva de humedades y realza la mole constructiva.

Pero estos elementos monumentales, tan habituales por las poblaciones de Tierras de Campos, se convierten en algo único en su espacio interior, mágico e inesperado, tanto por la puesta en escena a partir de las nuevas tecnologías como por su pureza expositiva, de modo que si el antiguo coro se ha transmutado en un observatorio espacial desde el que se contemplan algunos planetas, sobre el ábside oscila el péndulo de Foucault que nos informa del movimiento de nuestro planeta, reservando el centro de la nave para la colocación de una línea meridiana —única en España— que pasa por el centro de la portada románica y sobre la que un pequeño rayo de sol señala los signos del zodiaco, los solsticios y equinoccios, mientras en las bóvedas se contempla un estelario que reproduce la vista de estrellas visibles desde Becerril de Campos en una noche despejada.
Péndulo de Foucault en el ábside
Asimismo, en el exterior del atrio se ha colocado un reloj de sol de doble cara. Pero no sólo eso, pues el centro permite estudiar fenómenos como los eclipses de sol, las manchas solares, etc., complementando sus actividades con conferencias sobre astronomía y todo tipo de actividades culturales, al estar concebido como un espacio multidisciplinar.

LA LÍNEA MERIDIANA

Su instalación fue el punto de partida para convertir San Pedro en un aula astronómico. El plano meridiano local es el que pasa por tres puntos: los polos norte y sur y el lugar donde nos encontramos, de modo que, trazada sobre el pavimento, indica la dirección Norte-Sur. Sobre ella se proyecta la luz solar que penetra por un minúsculo orificio practicado en un ventanal de la nave y señala sobre la línea meridiana los solsticios, de invierno hacia el Norte, y de verano hacia el Sur. Aunque hay líneas que marcan el "meridiano cero", como el de Greenwich (referencia mundial), el del Observatorio de París y el del crucero de la catedral de Colonia, el modelo diseñado para San Pedro de Becerril está inspirado en el realizado por Domenico Bianchini en la basílica de Santa María de los Ángeles de Roma, donde el sol que penetra por un orificio (estenope) practicado en el muro sur proyecta una elipse sobre la meridiana embutida en el pavimento.

Ábside y estelario en la bóveda
Para ello, y con gran ingenio, la nave del edificio está convertida en una cámara oscura, con un pequeño orificio abierto al exterior y orientado al sur, a modo de una gigantesca cámara fotográfica por la que penetra un pequeño rayo que se posa sobre el pavimento sobre el que está embutida la meridiana metálica, no sólo permitiendo establecer la época del año, sino también observar las manchas solares más significativas. Una peculiaridad en San Pedro es que la meridiana trepa verticalmente por uno de los pilares para permitir observar la proyección durante el solsticio de invierno.

La meridiana indica la hora exacta del mediodía solar verdadero, indica los solsticios y equinoccios relacionados con la traslación terrestre, puede utilizarse como calendario, permite medir ángulos con una gran precisión y determinar la duración del año. En ella se basó el Calendario Juliano, que fue sustituido en 1582 por el Calendario Gregoriano (que toma el nombre del papa boloñés Gregorio XIII) tras los estudios que los grandes astrónomos Clavius e Ignacio Danti hicieron sobre la meridiana trazada en la catedral de San Petronio de Bolonia.

Cornisas barrocas y arranque del estelario
EL PÉNDULO DE FOUCAULT    
   
Aparece colgado en el ábside, con el extremo colgando desde el cascarón en el que se ha mantenido la rotura original durante el hundimiento de la bóveda. Está basado en el experimento científico llevado a cabo por Foucault en 1851, bajo la cúpula del Panteón de París, en el que pudo demostrar la rotación terrestre sin necesidad de contemplar las estrellas. De forma sencilla, el visitante puede tomar conciencia de como la iglesia de San Pedro se desplaza imperceptiblemente al mismo tiempo que lo hace el planeta Tierra.

EL ESTELARIO     

Por encima de los arcos de la bóveda que cubre la nave central, el interior o intradós de la nueva cubierta se ha convertido en una superficie azulada sobre el que se ha trazado un "stellarium" que simula, a través de diodos luminosos, las constelaciones visibles en Becerril de Campos durante las noches de verano.

Rayo de sol sobre la línea meridiana
EL ESTENOPE OCCIDENTAL   

Del mismo modo que ocurre con el estenope que permite la entrada de un rayo de sol sobre la meridiana, se ha realizado otro orificio sobre el óculo del antiguo coro que permite la llegada de un rayo del sol poniente hasta el ábside durante el solsticio de invierno, de modo que se proyecta con precisión sobre el pequeño nicho descubierto en el ábside, cuyo interior está ornamentado con pinturas góticas de estrellas. El movimiento del rayo de sol por el ábside adquiere un aspecto mágico.

San Pedro Cultural es, en definitiva, una genial idea que une arte, arquitectura de vanguardia y astronomía con carácter lúdico y didáctico, una experiencia pionera y arriesgada, nacida del talento, que es preciso conocer.




El coro transformado

HORARIO DE VISITAS
De martes a domingo: de 10 a 15 horas.
Sábados: de 10 a 15 h. y de 16,30 a 18,30 h.
Visitas guiadas:
A las 12 y 13 h. en horario de invierno.
A las 13 y 14 h. en horario de verano.

TARIFAS
General: 2 €.
Estudiantes: 1,5 €.
Desempleados, jubilados, grupos de más de 10 personas, etc.: 1 €.

Más información: San Pedro Cultural.

















Pintura sobre el muro del coro














* * * * *

1 comentario:

  1. Buenos días. Agradecerle el artículo y felicitarle por ello, ya que es muy completo e ilustrativo. Le publicaremos en la web oficial del centro, tan solo decirle que las visitas guiadas son a las 12 y 13 con el horario de invierno y a las 13 y 14 con el horario de verano, por si cree a bien cambiar ese dato. Las visitas guiadas no tienen número limitado de personas, y haya dos, veinte o cien se hace en esas dos horas que le comento. Un saludo y muchas gracias.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar