30 de noviembre de 2016

Exposición: ARMARSE A LA SUERTE, FIGURAS DE TAUROMAQUIA, del 1 de diciembre 2016 al 5 de marzo 2017



MUSEO NACIONAL DE ESCULTURA
PALACIO VILLENA
     











     
     Ante todo conviene aclarar que en una época en la que constantemente se hacen escuchar las opiniones antitaurinas, nos referimos a los planteamientos razonados, esta exposición no debe entenderse en ningún caso como una exaltación de la llamada "fiesta nacional", sino como una muestra incomparable de nuestra memoria histórica, relacionada con la fiesta popular a través de una sorprendente y única colección de esculturas dieciochescas que, con un destacado valor artístico y etnográfico, nos transmiten no cómo somos ahora, sino cómo fuimos antaño.

El conjunto de tauromaquia expuesto, que tiene una antigüedad de 226 años,  ingresó en el Museo Nacional de Escultura en el año 1999 y representa una serie de suertes taurinas que fueron realizadas por el escultor Juan Cháez (Málaga, h. 1750-Madrid, h. 1809) recreando una corrida que en septiembre de 1789 se celebró en la Plaza Mayor de Madrid con motivo de la subida al trono del rey Carlos IV y la jura del príncipe heredero, el futuro Fernando VII.

La colección, compuesta por figuras de toreros, toros y caballos, ofrece el aliciente de conservar los textiles originales, con un trabajo de sastrería refinada que desde el año 2013, junto a las tallas de madera y los accesorios, ha sido sometida a un proceso de restauración integral y multidisciplinar que ha devuelto a las figuras muchos matices que se habían perdido con el paso del tiempo. Precisamente es la presentación del conjunto restaurado el motivo que ha animado a la organización de la exposición.

La serie está integrada por siete grupos que definen las suertes taurinas de una lidia, comenzando por un alguacil a caballo, dos suertes de varas, tres suertes de matar y un grupo de mulillas, incluyendo la original escena de Pepe Hillo herido y asistido por dos peones. Una característica a resaltar es que las figuras de los tres matadores son retratos originales de los célebres toreros Joaquín Rodríguez "Costillares", Pedro Romero y José Delgado Guerra "Pepe-Hillo", al igual que los del picador Laureano Ortega de Isla y el banderillero Manuel Rodríguez Nona "Nonilla".

El conjunto, verdadero documento histórico, responde a la corriente costumbrista desarrollada en España a finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuyo máximo representante es Francisco de Goya, del que expone la pintura de El garrochista del Museo del Prado, el tapiz de La novillada de Patrimonio Nacional, según uno de sus cartones, un aguafuerte de su serie de Tauromaquia y otro de los Disparates, ambos del Museo Lázaro Galdiano. Asimismo, ambientando el contexto en el que se realizó la obra también se muestra el Retrato del torero Joaquín Rodríguez Costillares, realizado en 1880 por Joaquín Domingo Marqués, el óleo La plaza partida de Eugenio Lucas, una serie de estampas con Suertes taurinas de Antonio Carnicero, las estampas de un Bolero y una Maja de Antonio María Esquivel, el Traje de torero de Pepe Hillo, confeccionado a finales del siglo XVIII, indumentaria de la época, abanicos, etc., que se acompañan de paneles explicativos relativos a cada uno de los capítulos de la muestra.    


HORARIO DE VISITAS
De martes a sábado, de 11 a 14 h. y de 16,30 a 19,30 h.
Domingos y festivos, de 11 a 14 h.
Lunes cerrado.

Entrada gratuita.







* * * * *  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada